Signos del zodíaco que se complementan

Conocemos la complejidad de las relaciones humanas en toda clase de contextos, ya sea en el ámbito laboral, de la amistad o en cuanto al amor. El zodíaco nos ofrece algunas pistas para intentar llevarnos mejor e integrarnos, siendo los signos opuestos y complementarios uno de los conceptos a tener en cuenta. ¿Cuál es su importancia? Reconoce a lo largo de este artículo a los signos del zodíaco que se complementan, y que al mismo tiempo son opuestos.

Así como es posible definir a través de los signos del zodíaco y su carácter las posibilidades que poseen los doce perfiles del horóscopo para relacionarse entre sí, los astrólogos también hacen uso de una categoría específica de signos: los opuestos y complementarios. Se trata de seis parejas de signos que se encuentran enfrentados en la rueda zodiacal, pero cuyas características permiten integrar similitudes y diferencias.

Estos perfiles son disímiles y parecidos al mismo tiempo, por lo tanto pueden combinar y conseguir afinidad, pero aprendiendo a la vez del otro y enriqueciéndose como personas. Sus diferencias incluyen condiciones complementarias, por lo tanto el defecto de una parte puede ser superado con la virtud de la otra.

Teniendo en cuenta esto, y siempre y cuando puedan ser superadas las diferencias, las relaciones entre signos opuestos y complementarios pueden ser especialmente indicadas en el caso de parejas y uniones sentimentales. Veamos las seis combinaciones.

Aries y Libra

El ímpetu a veces desmesurado de Aries encuentra armonía y sosiego en la paz de Libra. En tanto, los problemas de Libra para tomar decisiones y avanzar en determinadas circunstancias hallan solución en la voluntad, seguridad y capacidad para la acción que posee Aries.

Tauro y Escorpio

Tauro es medido, paciente, racional y práctico. Escorpio es extremista, intenso, emocional y espiritual. Además de complementarse a través de estas características contrapuestas, Tauro y Escorpio comparten la ambición y las metas elevadas en todo aquello que emprenden.

Géminis y Sagitario

Los une la curiosidad, la búsqueda de experiencias nuevas, la sed de conocimiento y la imperiosa necesidad de comunicación y expresión. A su vez, la frialdad mental de Géminis encuentra calor en el optimismo vital de Sagitario.

Cáncer y Capricornio

La emotividad de Cáncer y su capacidad para demostrar los sentimientos son una fantástica escuela para Capricornio, generalmente frío y con problemas para expresarse. Al mismo tiempo, la inseguridad de Cáncer pierde sustento gracias a la confianza y estabilidad que aporta Capricornio.

Leo y Acuario

Comparten la confianza en sí mismos, el buen nivel de autoestima y la perseverancia para conseguir los objetivos. Sin embargo, Acuario puede enseñarle a Leo que no siempre se debe ser el centro de atención, en tanto que Leo aportará al mundo de Acuario la pasión y el entusiasmo que suelen escasear entre los nativos del signo de aire.

Virgo y Piscis

Virgo es ordenado, se orienta al análisis mental, las interpretaciones y todo aquello que tenga que ver con cuestiones prácticas. Piscis es emocional, contradictorio, caótico, imaginativo y muchas veces se evade de la realidad. Si hay entendimiento, la integración de estos dos perfiles puede ser muy enriquecedora para ambas partes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS